Recent Posts
Featured Posts

Película: A Quiet Place


Director: John Krasinski

Libreto: Bryan Woods; Scott Beck; John Krasinski

Música: Marco Beltrani

Elenco: Emily Blunt; John Krasinski; Millicent Simmonds; Noah Jupe; Cade Woodword


Debo admitir que no soy fan del género del horror en el cine. Nunca veo ese tipo de películas en una sala de cine porque siempre tiendo a ocultar mi vista con mi gorra o simplemente cierro mis ojos. En palabras más sencillas soy muy cobarde al ver este tipo de películas. Los 'jump scares' (sustos) que salen de la nada sumados a la música estridente diseñada para aumentar el impacto no me gustan en lo absoluto. Tampoco me gustan las películas que incluyan mucho 'gore' (sangre, abrasiones, desmembramientos, etc.) y huesos rotos mucho menos. Si veo esas películas lo hago en mi casa con el beneficio de los botones de fast-forward y pausa del control remoto. He visto una buena dosis de horror con filmes de franquicias como las de 'A Nightmare On Elm Street', 'Halloween' y 'Friday the 13th'. También he visto varias de las

distintas adaptaciones de personajes clásicos como Drácula, Frankenstein, la Momia y el Hombre Lobo. Además están las películas y series de televisión sobre zombies en sus distintas variantes. Hay unas cuantas excepciones de películas de horror que sí las considero entre mis favoritas como 'The Thing' (1982), 'Saw' (2004), 'The Ring' (2002), 'Bram Stocker's Dracula' (1992), 'The Wolfman' (2010), 'Alien' (1979), 'Aliens' (1986) y 'Alien: Covenant' (2017). Tiendo a interesarme más por los filmes de horror psicológico como 'The Exorcist' (1973) y 'The Exorcism of Emily Rose' (2005) o thrillers que tienen que ver con asesinos en serie como 'Se7en' (1995) y 'The Silence of the Lambs' (1991). En años


recientes ha surgido una camada nueva de filmes de horror que mantienen con vida este género. Películas como 'The Conjuring' (2013), 'Annabelle' (2014), 'Insidious' (2013), 'The Purge' (2013), entre otras, fueron proyectos de bajo presupuesto que terminaron siendo éxitos grandes en la taquilla propiciando así la producción de secuelas, spin-offs y más proyectos originales. Anualmente estrenan este tipo de filmes de casas productoras pequeñas que tienen el potencial de ser lo que se llama un 'sleeper hit' (un éxito de la nada). Este año no es la excepción.



Hace unas semanas se estrenó en el cine 'A Quiet Place'. Esta es una producción del estudio Platinum Dunes el cual es una compañía de producción creada por Michael Bay, Brad Fuller, Andrew Form. Este estudio se ha destacado por producir varias de las películas más recientes del género de horror que mencioné anteriormente. Su oferta más reciente lo es 'A Quiet Place'. Este filme es una combinación de horror y distopía con una premisa muy interesante. La trama comienza en el año 2020 con la población humana y animal del planeta Tierra casi exterminada debido al surgimiento repentino de unas criaturas monstruosas que fueron matando a todo ser vivo animal. No se explica el origen de estas criaturas, pero sus características son muy particulares. Las criaturas son ciegas, pero su sentido auditivo es tan súper-desarrollado que son capaces de cazar eficaz y violentamente con este. Toda persona o animal que haga el ruido suficiente cae en las garras y fauces fatales de estos monstruos. La historia gira en torno a la familia Abbot quienes han logrado sobrevivir por haber aprendido y entendido los


hábitos de las criaturas. A diario salen a buscar comida explorando casas y pueblos cercanos a la granja donde viven, siempre precavidos de evitar hacer ruidos ni hablar en voz alta. Para no llamar la atención con sus voces se comunican con lenguaje de señas. Lee Abbot (John Krasinski) es el padre de la familia y su esposa Evelyn (Emily Blunt) está embarazada. Sus hijos Regan (Millicent Simmonds) y Marcus (Noah Jupe) siempre andan con sus padres aprendiendo de estos para adaptarse a las circunstancias que les tocó vivir. Los Abbot conocen el lenguaje de señas porque Regan padece de sordera congénita. La vida de los Abbots es una lucha constante por la supervivencia en la que la capacidad de adaptación es primordial y sobre todo la capacidad de ser silenciosos es lo que los protegerá de una muerte segura.



Como expresé anteriormente, usualmente evito las películas de horror, sin embargo, leí opiniones muy positivas sobre esta película por lo que me llamó la atención. La premisa por sí sola es muy intrigante. Las películas son un medio audiovisual en el que lo visual es lo que captura más la atención. Pero los diálogos son imperativos para dar a entender de qué se trata la historia y cuáles son las circunstancias en las que se encuentran los personajes. A esos aspectos del diálogo en un filme se le conoce como 'exposición'. Muchos críticos ven como algo negativo el que se incluya demasiada exposición en los diálogos. Una de las reglas de oro en la escritura de libretos es 'show don't tell' (muestra, no expliques). Los críticos entienden que la historia se beneficia más cuando los personajes se desarrollan por medio de acciones y con la expresión de


sus sentimientos/pensamientos ya sea con palabras o expresiones faciales. Según ellos el dedicar demasiado diálogos explicando lo que se ve o ya se sabe va en detrimento de la narrativa. Yo no siempre estoy de acuerdo con esa perspectiva porque considero que la audiencia casual no tiende a ser muy analítica ni contemplativa. La audiencia requiere de una explicación para no perderse. Dicho eso, hay ciertas instancias en que la falta de exposición y diálogo permite que el filme establezca su tono y el escenario de la historia. Hay tres ejemplos excelentes sobre eso. En el clásico de Stanley Kubric '2001: A Space Odyssey' (1968) la sección inicial del filme titulada 'The Dawn of Man' (El amanecer del hombre) se presenta a los ancestros homínidos del humano varios miles de años antes del surgimiento del Homo Sapiens Sapiens (Hombre 'que sabe' 'que sabe'). En la primera media hora del filme no tiene diálogos, pero se presenta de tal modo que es obvio lo


qué sucede. Aún cuando hay un elemento misterioso que no se explica (el monolito negro) resulta más que comprensible que uno está viendo el momento crucial en la evolución de la raza humana. El segundo ejemplo es, 'There Will Be Blood' (2007) del director Paul Thomas Anderson. En los primeros diez a quince minutos del filme uno ve a Daniel Day-Lewis en el papel de Daniel Plainview (por el que ganó el óscar al mejor actor) solo en una mina de plata. El propósito de ver en pantalla todo su trabajo en la mina y su lesión en su pierna que le obliga a arrastrarse millas es para demostrar su poco usual determinación y su personalidad obsesiva. El tercer ejemplo de desarrollo de historia sin diálogo lo es 'Dawn of the Planet of the Apes' (2014). En los primeros quince o veinte minutos vemos a la comunidad de simios liderados por César realizando varias actividades como cazar y la educación de primates infantes.


Hay un uso limitado de lenguaje de señas acompañado con subtítulos, pero toda la actividad sin diálogo es más que suficiente para tener una idea justa de cómo es la sociedad tribal de los simios y los personajes más importantes. 'A Quiet Place' está estructurada igual que 'Dawn of the Planet of the Apes', pero es así durante la duración de todo el filme. Son muy pocos los diálogos hablados y los que ocurren no son para explicar la situación del mundo ni la naturaleza de los monstruos sino para profundizar en la relación existente entre los miembros de la familia Abbot. Para lograr transmitir el horror que viven los personajes y otras emociones que tienen cada uno es vital tener a unos actores con una capacidad actoral que supere el tipo de actuación al que se le denomina 'cara de cartón' (muy poco expresiva'. John Krasinski (quien también


dirige la película) y Emily Blunt son dos actores probados en la industria. Krasinski es conocido por su rol en el 'sitcom' (comedia de televisión) 'The Office' y será el protagonista de una serie de televisión nueva basada en el personaje Jack Ryan de las novelas del autor Tom Clancy. Por su parte, Blunt es una actriz de renombre que ha tenido roles en filmes como 'Sicario', 'Edge of Tomorrow', 'The Wolfman' y 'Looper'. Krasinski y Blunt son un matrimonio real por lo que su química y el afecto que se demuestran son genuinos.


Los niños que actúan también son excelentes especialmente Millicent Simmonds. El personaje de Regan es sorda y Krasinski escogió para ese rol a Simmonds quien es sorda. De ese modo la representación de un personaje sordo iba a resultar natural. Cada personaje es parte de momentos de mucha tensión y miedo que en una situación normal uno gritaría con todo el aire de los pulmones, pero los Abbot tienen que resistir ese instinto reflejo porque si no mueren... y no de manera placentera.


'A Quiet Place' fue una sorpresa agradable que evita complicarse demasiado. Es una historia simple con una premisa simple y con elenco pequeño. Las características de los monstruos son interesantes, pero, al igual que el tiburón en 'Jaws', el verdadero horror se siente cuando no están en pantalla. Así que si quieren olvidarse por un instante del horror del mundo real donde viven los verdaderos monstruos (cough, Trump, cough, ISIS, cough-cough, Putin) les recomiendo vean esta pequeña joya de horror ficcional.


Score: 8/10


*Para más contenido sobre cine y televisión pueden visitar el grupo 'Cinéfilo sin remedio 2.0' en Facebook.


*Las imagenes provienen de www.imdb.com


Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter

© 2020 Producida por Fornes & Miranda Enterprises, LLC.

  • w-facebook
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Clean
  • w-youtube
  • W-Pinterest