Recent Posts
Featured Posts

Serie: Mindhunter



Creador: Joe Penhall

Escritores: Joe Penhall; John E. Douglas; Mark Olshaker

Elenco: Jonathan Groff; Holt McCallany; Hannah Gross; Anna Torv; Cotter Smith; Cameron Britton; Happy Anderson; Jack Erdie

Libro: Mindhunter – Inside the FBI's Elite Serial Crime Unit

Autores: John E. Douglas; Mark Olshaker


Uno de los temas que más me intriga y/o fascina (sin intención de sonar morboso) es el de los asesinos en serie. Aprender sobre este tema es como abrir una ventana hacia el lado más oscuro del ser humano y de su capacidad para la maldad. Quizás el asesino serial más famoso lo es Jack el Destripador. Al Destripador también se le llamaba el Asesino de Whitechapel porque los asesinatos que se le achacan ocurrieron en el distrito de Whitechapel en Londres en el otoño de 1888. Los asesinatos del Destripador nunca fueron resueltos a pesar de las investigaciones de la policía inglesa y de los


aficionados a las teorías de conspiración que invierten gran parte de su tiempo investigando y estudiando este tipo de casos. Recuerdo que en 1988 ví una noche un programa de televisión sobre el caso de Jack el Destripador el cual cumplía su centenario ese año. En dicho programa se mostraron detalles sobre el caso y se elaboró sobre el contexto histórico de los sucesos. A pesar de que el caso nunca fue resuelto, sí salieron a relucir una serie de sospechosos que de una u otra manera despertaron la sospecha y especulación de mucha gente. Ver ese programa me causó tal impresión que no pude dormir esa noche por estar mirando al pasillo oscuro a la entrada de mi cuarto temeroso de que apareciera el Destripador con un cuchillo con la intención de disponer de mi


vida como lo hizo con sus víctimas un siglo antes. Otra cosa de ese especial de televisión que me dejó una impresión peculiar fue el que unos panelistas, entre ellos un agente del FBI de nombre John Douglas, analizaron las escenas de los crímenes y la evidencia recopilada para crear un perfil del perpetrador. Esa fue la primera vez que supe lo que era y cómo se hacía el perfil psicológico de un criminal. Años después me volví fan de una serie de televisión titulada 'Millenium' (1996 – 1999). Esa serie se centraba en un agente retirado del FBI experto en crear perfiles de asesinos (en este caso su habilidad tenía


connotaciones sobrenaturales). El protagonista de la serie de nombre Frank Black trabajaba para un grupo privado de consultoría que proveía sus servicios a departamentos de policía locales para resolver asesinatos que involucraban principalmente a asesinos en serie. Esta es una de mis series favoritas y considero su primera temporada como lo mejor que he visto en la televisión seguido de cerca de 'Lost', 'True Detective' y 'The X-Files'. Aparte de 'Millenium' las películas de Hannibal Lecter, en especial 'The Silence of the Lambs' (1991) y 'Red Dragon' (2002), y el filme 'Se7en' (1995) reafirmaron aún más mi interés por el tema de estos individuos cuyas acciones reflejan lo peor de la humanidad.


Uno de los libros que he podido leer sobre el tema fue escrito por el agente del FBI que participó en el programa sobre Jack el Destripador que ví de niño. El libro se titula 'Mindhunter: Inside the FBI's Elite Serial Crime Unite' y sus autores son John E. Douglas y Mark Olshaker. El libro es una autobiografía de John E. Douglas en las que narra con muchos detalles su vida antes y después de unirse al FBI. Douglas se destacó en el FBI por darle prominencia al Behavioral Science Unit (Unidad de ciencias sobre el comportamiento) al desarrollar la técnica de creación de perfiles de criminales particularmente de asesinos y violadores en serie. Para lograr desarrollar esas técnicas de 'profiling' (creación de perfiles), Douglas hizo lo que nadie había hecho antes al entrevistar a varios asesinos en serie encarcelados para aprender sobre la psicología, motivaciones y vida personal de estos individuos. Douglas cuenta que por varios años se dedicó a enseñar/educar en Quantico, Virginia (las oficinas centrales del FBI) sobre técnicas de negociación en secuestros y la aplicación de la psicología criminal a los reclutas nuevos y agentes de campo de la agencia. También se dedicaba a visitar a los departamentos de policía estatales y de los condados dando seminarios para orientar a los policías sobre técnicas de investigación y cómo se aplicaron en casos en el que el FBI intervino. Mientras hacía sus viajes por todo el país ofreciendo sus seminarios, Douglas tomó la iniciativa de comenzar a entrevistar a varios de los


asesinos en serie más notorios en los Estados Unidos. Entre los asesinos que entrevistó se encontraban David Berkowitz, Ted Bundy, John Wayne Gacy, Charles Manson, Edmund Kemper, James Earl Ray y Richard Speck. Douglas narra con muchos detalles sus experiencias al entrevistar a estos individuos y lo que aprendió de estos a la vez que hace un análisis de los actos que cometieron. Gracias a estas entrevistas, Douglas y sus compañeros del Behavioral Science Unit (BSU) logran desarrollar maneras muy efectivas de crear perfiles de los criminales basados en las escenas de los crímenes. De la escena de un crimen no sólo se puede obtener evidencia física que inculpe a un sospechoso sino que también se puede tener una idea de los hábitos de comportamiento y motivaciones del mismo, y hacer una predicción de su siguiente


movida. También en el libro Douglas describe cómo sus técnicas de 'profiling' le ayudaron a él y a sus compañeros de su unidad a ayudar a los departamentos de policía locales a resolver varios crímenes y a capturar a varios asesinos y violadores en serie. Un ejemplo fue cómo Douglas ayudó a resolver una serie de asesinatos que ocurrieron en Atlanta entre 1979 y 1981. En un principio los esfuerzos del BSU no eran apreciados en el FBI, pero los logros en la resolución de casos y el progreso inmenso en la recopilación de información más el desarrollo de teorías sobre personalidad y comportamiento le ganaron el respeto en la comunidad dedicada a establecer ley y orden. Este es uno de los libros más fascinantes que he leído sobre cualquier tema y lo que lo hace mejor es que esta escrito por alguien que no sólo trabajó directamente en casos de crímenes seriales sino que fue una de las personas responsables de que el 'profiling' sea una de las herramienta más útiles para la resolución de muchos crímenes de naturaleza inhumana.

El relato de John E. Douglas en su libro es muy apropiado para adaptarse al cine o la televisión y en efecto así sucedió. Primero que nada, su persona fue inspiración para


el autor Thomas Harris en la creación del personaje Jack Crawford en la serie de novelas de Hannibal Lecter. También la serie de televisión 'Criminal Minds' se basó en Douglas para crear a sus personajes centrales. Desde el año pasado está disponible en Netflix la primera temporada de la serie 'Mindhunter' la cual es la adaptación del libro de Douglas. En este caso no se trata de un 'biopic' (película/serie biográfica) sino que toma la premisa principal del libro sobre las experiencias de John Douglas en el BSU y cómo fue desarrollando la herramienta del 'profiling' mientras entrevistaba los asesinos en serie ya cumpliendo sentencia. La persona de John Douglas ni ninguno de los agentes del FBI que colaboraban con él aparecen como personajes sino que se presentan una serie de personajes ficticios. La serie presenta a Holden Fold (Jonathan Groff) y a Bill Tench (Holt McCallany), dos agentes del FBI que se sienten insatisfechos por el tipo de labor que hacen y con la filosofía del FBI que ya no se ajusta a sus tiempos. Ellos se dedican principalmente a dar seminarios y orientaciones a fuerzas policiacas locales educándolos en las


estrategias de investigación y de recopilación de información que el FBI utiliza. Sin pedir permiso a sus superiores, Fold y Tench comienzan a visitar varias prisiones donde se encuentran encarcelados varios de los asesinos en serie más notorios del país. Ellos entienden que al entrevistar a estos individuos podrán lograr una mejor comprensión de la mente de estos psicópatas y sociópatas y el por qué hacen lo que hacen. Al primer asesino que entrevistan es a Edmund Kemper (Cameron Britton) quien fue condenado a prisión por asesinar a diez personas incluyendo a su madre y a sus abuelos paternos. También cometió


actos de necrofilia. Fold y Tench ganan confianza con Kemper poco a poco y este les va revelando detalles de cómo y por qué asesinó a sus víctimas. El conocimiento que fueron adquiriendo de Kemper y de otros asesinos como él lo consultaron con la psicóloga Wendy Carr (Anna Torv) quien los fue ayudando en el estudio y análisis de las entrevistas. En el transcurso de los diez episodios de la primera temporada, se va viendo cómo el contacto directo que tienen los agentes con personajes tan siniestros como Kemper


los va afectando en su vida personal y laboral. Se puede dividir la serie en dos facetas. Primero esta lo que concierne a la iniciativa de Holden y Tench de entrevistar a los asesinos con la ayuda de la doctora Carr para ir creando las bases de lo que eventualmente sería el Behavioral Science Unit. La otra faceta es la que respecta a las vidas personales de los protagonistas que se van afectando por sus trabajos y viceversa. Debo decir que el aspecto más interesante de la serie es el que más se acerca a las experiencias reales relatadas por John Douglas en su libro. Los elementos ficticios de la historia y de los


personajes resultan ser "clichosos" y hasta genéricos, pero realmente no afectan la narrativa a un grado que tienda a lo negativo. Para ser honesto el libro es mucho más interesante por los detalles específicos de las experiencias de John Douglas y su perspectiva sobre todo lo que aprendió y cómo lo aplicó en la resolución de muchos crímenes. Pero no se equivoquen, vale la pena totalmente ver esta serie porque a diferencia de otras


series de televisión que presentan casos de crímenes seriales como 'Law & Order', 'CSI' y 'Criminal Minds', esta serie de Netflix está basada en hechos reales. Y aunque cuando hablamos y pensamos en 'serial killers' la primera imagen que tenemos es la de un Hannibal Lecter y otros personajes ficticios de los géneros de horror en el cine y la televisión, lo cierto es que ninguno se compara con lo verídico. Al final de cuentas uno sabe que ni Lecter, John Doe, Freddy Krueger ni Michael Myers aparecerán para amenazar tu vida. ¿Pero un Jack el Destripador?... alguien así puede sorprenderte en el momento menos esperado.


*Para más contenido sobre cine y televisión pueden visitar el grupo 'Cinéfilo sin remedio 2.0' en Facebook.


*La imágenes provienen de www.imdb.com y www.google.com

Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter

© 2020 Producida por Fornes & Miranda Enterprises, LLC.

  • w-facebook
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Clean
  • w-youtube
  • W-Pinterest