Recent Posts
Featured Posts

Cuando el cuerpo habla…


En estas últimas semanas, he observado que, debido al aumento del estrés ocasionado por la carga académica o laboral, la gente se ve y se siente más enferma físicamente, de hecho, personalmente lo he experimentado también cuando sin razón aparente aparece algún dolor corporal, que igualmente se desvanece al superar la problemática que lo motiva.


Es inevitable las tensiones de la vida, pero es factible el poder tratar de controlar las emociones que la rodean…para ello debemos de estar conscientes de lo que nos está provocando esta sensación, eso significa tener claro que nos tensa, enoja, o indispone nuestro estado de ánimo.


Para hacerlo debemos observarnos si cuando por ejemplo discutimos con una persona, nos llega un aviso de cobro, o enfrentamos tensión en nuestro trabajo o escuela; en un par de minutos u horas aparecen cualquiera de los siguientes tipos de padecimientos:

  • Digestivos: Empiezas a experimentar colon irritable o síndrome de intestino irritable, úlcera, colitis ulcerosa, gastritis, reflujo, constipación, diarreas, estado nauseoso, dolor abdominal, sensación de tener un nudo en la garganta, y todo ello sin haber cometido ningún acto que pueda relacionarse al aparecimiento de los síntomas antes mencionados

  • Respiratorios: Sin cambios de ambiente, ni motivadores alérgicos experimentas asma bronquial, bronquitis, alergias, rinitis alérgica, tos psicógena, hiperventilación. En la depresión o los estados depresivos producen suspiros, ante el factor sorpresa se corta la respiración, la emoción sofoca y los estados de angustia te ahogan.

  • En el Sistema Cardiovascular: Aumento drástico de la hipertensión arterial, síntomas de infarto de miocardio y hemorragias cerebrales, sin tener antecedentes o descuidos en la toma de medicamentos si ya estas padeciendo de alguna de las enfermedades mencionadas.

  • Endocrinos: Aparecimiento de bocio, diabetes, hipertiroidismo y obesidad.

  • Dermatológicos o Cutáneos: eczemas, alopecia, psoriasis, dermatitis, alopecia areata -caída del cabello, barba o bello en zonas determinadas-, acné, picazón intensa, prurito psicógeno o urticaria, vitíligo, sensación de hinchazón, hormigueo, entumecimiento o de sensaciones extrañas, sin tener antecedentes o estar diagnosticados con alguno de ellos.

  • Osteomusculares: cefaleas tensionales, fibromialgia, tortícolis psicógeno y otros trastornos y movimientos espasmódicos psicógenos.

  • Trastornos sexuales y de la identidad sexual: disfunciones sexuales, parafilias, alteración de los patrones sexuales.

  • Genitourinarias: vaginismo, trastornos menstruales, Dismenorrea psicógena enuresis, disfunciones sexuales, vejiga nerviosa.

  • Hipocondría: empiezas a valorar sensaciones y fenómenos normales o frecuentes como excepcionales y molestos, centrando tu atención, casi siempre sólo sobre uno o dos órganos o sistemas del cuerpo.

  • Trastornos de la memoria, amnésicos y cognitivos: incluye delirios, demencias, amnesias y trastornos que alteren la función cognitiva.

Todo este largo listado muestra los padecimientos psicosomáticos más comunes que experimentamos al estar frente a cualquier clase de alteración emocional, por ello si identificamos en nosotros su presencia, será necesario que tomemos un tiempo para reflexionar acerca de lo siguiente:


¿Puedo resolver el problema en este instante que se me presenta? Lo más probable es que tu respuesta sea que no, entonces porque alterarte si al final solo te enfermaras y eso retrasara aún más las posibilidades de resolver que tienes, mientras que si tu salud es buena, y tu pensamiento sereno, encontrarás con más facilidad la solución más adecuada a la realidad del problema.


¿Reconoces tus emociones? Si aún no lo has logrado déjame decirte que es uno de los aspectos fundamentales para evitar la psicosomatización por lo tanto debemos de iniciar con una mirada introspectiva, descubrir y reconocer inclusive si hay personas tóxicas alrededor o en el peor de los casos aceptar que somos nosotros los tóxicos y esa es la razón del agobio en que vivimos, esa forma negativa de ver todo lo que nos rodea, cuando realices este ejercicio de conciencia, te darás cuenta que quizás muchas veces has dejado de lado por tus preconcepciones el goce de la vida misma.


Y por último…se consciente de tus limitaciones, no todo se puede siempre, es bueno tomar de vez en cuando un camino diferente…hay sorpresas que puedes encontrar al pensar y ser distinto por lo menos una vez…


*Las imagenes provienen de pixabay.com

Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter

© 2020 Producida por Fornes & Miranda Enterprises, LLC.

  • w-facebook
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Clean
  • w-youtube
  • W-Pinterest