© 2020 Producida por Fornes & Miranda Enterprises, LLC.

  • w-facebook
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Clean
  • w-youtube
  • W-Pinterest

April 6, 2019

Please reload

Recent Posts

El Suicidio en Cuarentena

May 28, 2020

1/10
Please reload

Featured Posts

A escasas semanas del mes de mayo, en el cual tradicionalmente se celebra el mes de la madre, me parece interesante hacernos la pregunta como personas, en especial siendo mujeres acerca de la decisión de tener o no hijos, pues hoy en día se ha vuelto más común la idea o aceptación de mujeres o parejas que deciden renunciar a la maternidad.

Como latinos estamos arraigados a la cultura de la procreación casi de manera innegable al ser mujeres, y como un hecho imprescindible si decidimos vivir en pareja o casarnos, pero… ¿Qué tanto lo deseamos o esperamos que suceda en nuestras vidas?

Al hacernos esta interrogante, estamos frente a uno de los principales tabú en la sociedad y esta decisión, puede llegar a ocasionarnos desde problemas familiares hasta rompimientos de compromisos o separaciones matrimoniales, pues contrariamos con lo esperado por aquellos que nos rodean.

La decisión de tener hijos está ligada a la necesidad misma según Maslow de filiación y seguridad que es propia del ser humano, pero no es la única existente en ese nivel de necesidades sino que es una de las tantas que aparecen dentro de ellas por ejemplo:

En el caso de la necesidad de filiación es sabido por todos que nacemos totalmente indefenso pues en los primeros años de vida, dependemos de otros para nuestra subsistencia y luego con el correr del tiempo ya estamos listos para valernos por nosotros mismos, poco a poco empezamos a experimentar la necesidad de pertenencia ya sea a grupos como la familia, amigos, país, a la sociedad en sí, y esto luego  nos permite tomar la decisión de formar una familia, ya sea tradicional o no tradicional, muchas veces es a raíz de estas filiaciones y esa necesidad de pertenecer que nos vemos orillados a tomar la decisión de tener o no hijos, quizás no sea la forma más adecuada de hacerlo pues si solo lo hacemos para cumplir con las exigencias familiares o del medio social al que pertenecemos, nos veremos en el futuro frustrados al no ser la crianza de los hijos algo que queríamos realmente hacer como parte de nuestra vida, explicarle esto a las personas que son significantes en nuestras vidas puede resultar difícil pues la tradición manda que como mujeres la maternidad es una cuasi obligación para realizarnos en la vida, y muchas chicas y parejas para no entrar en discordia y ser aceptados sin problemas en el medio social prefieren callar y ejercer como padres aunque inicialmente no se contempla la idea de hacerlo. 

Es diferente si ambos conciben la idea de ser padres y ven en ello una gran satisfacción y existe la disposición a aceptar la responsabilidad que implica ser padres por convicción y no por complacencia hacia los demás, si esto es así indudablemente vivirán esta transición como una de las mejores experiencias de sus vidas, o si como mujer ha decidido ser madre soltera pues en buena hora, será una de las mejores experiencias que tendrá pues estará consciente de la vida que trae al mundo y todos los cuidados que ello implica.

Al explorar la necesidad de seguridad nos remitimos al hecho de sentirse seguro con alguien si bien es cierto no es indispensable se considera un complemento para lograr una mejor calidad de vida, y en lo psicológico el tener pareja nos ayuda a relacionarnos mejor con el mundo que nos rodea, también expresa la necesidad de tener un techo, contar con recursos materiales y económicos para hacer las labores asignadas, la búsqueda de la salud y la estabilidad laboral, pero no incluye el hecho de tener hijos como única alternativa para obtener los beneficios antes mencionados, pues si se decide tener hijos, no hay garantía de que en efecto la vida de alguien ya sea conyugal o en soltería mejore a través de ejercer la maternidad o paternidad, por lo tanto no es garante (no garantiza) de que nuestras situaciones personales cambian debido al aparecimiento de hijos en nuestra vida, ahora bien si como parte de su crecimiento personal se considera que esta ya en el momento óptimo para ser padre o madre, tome en cuenta que ello implica brindarle a esa nueva vida todo lo necesario para que tenga la calidad de vida que todo ser humano merece, y sobretodo no olvide que es un ser que usted mismo ha deseado que exista por lo tanto la responsabilidad no solo se vuelve a nivel económica, sino también psico-social, tener hijos es algo muy bello según lo he visto y escuchado siempre y cuando sean conscientemente deseados, o si han llegado inesperadamente y decidimos conservarlo con nosotros, debemos aceptar el reto de dar lo mejor de nosotros para ellos, pues es la oportunidad de darle a la sociedad un ser que puede en un momento hacer de ella un mejor sitio para vivir.

 

*Todas las imágenes contienen su respectivo enlace.

Please reload