© 2019 Producida por Fornes & Miranda Enterprises, LLC.

  • w-facebook
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Clean
  • w-youtube
  • W-Pinterest

April 6, 2019

February 13, 2019

December 31, 2018

Please reload

Recent Posts

Memorial Day Makeup!

May 26, 2019

1/10
Please reload

Featured Posts

Quiero hablar de una situación que me ha afectado mucho en estos últimos meses. Como mencione antes, a veces es bueno ser vulnerable porque nos ayuda a ser más fuertes y ver la vida desde otro punto de vista. Soy una persona que no se rinde fácilmente y cuando tengo que tirar la toalla o en otras palabras “rendirme”, me cuesta mucho aceptarlo. Cuando decido hacerme cargo de algo o tratar de ayudar a alguien, siempre trato de hacerlo en la mejor forma que puedo, se que doy lo mejor de mí. Me gusta escribir este tipo de columnas para ver otras opiniones y ver de que otra manera puedo mejorar o arreglar lo que estoy haciendo.

 

La vida después del huracán María fue muy fuerte y eso hizo que sintiera más compasión por los seres vivos alrededor mío en especial a los animales. Recuerdo que era una semana antes de Navidad, mi pareja y yo fuimos a la panadería cerca de nuestro hogar ya que no teníamos agua ni luz y íbamos allí todas las mañanas a comer. Ese día nos percatamos de un perrito, me dio tanta lastima que compré jamón y salí para dárselo. Cuando me acerqué me di cuenta lo juguetona (ese día pensábamos que era un perro, pera terminó siendo una perra) que era, a pesar de tener su espaldita curveada donde más adelante nos enteramos de que era escoliosis. Después de salir de allí me quedé pensando mucho en ella, estaba tan flaquita y sabía que con su condición no iba a durar mucho en la calle. Decidí hablar con mi pareja y nuestra misión fue tratar de encontrarla.

 

Pasó una semana y en diciembre 23, mi pareja logra rescatarla, honestamente no sabíamos que íbamos a hacer pues vivíamos en un cuarto pequeño que ni cocina tenía, además teníamos otro perrito que llevaba tres años con nosotros y que no estaba acostumbrado a estar con otros perros. Aun así, decidimos rescatarla, historia corta, tuvimos que comenzar a buscar apartamentos y la tuvimos que dejar en un foster donde teníamos que pagar cinco dólares por día. En ese momento no me molestaba porque solo quería lo mejor para ella, pero no me puse a pensar en otras consecuencias o en otras formas en la que esa decisión pudiera afectar mi vida.

 

Finalmente me pude mudar a un apartamento nuevo, con más espacio, estaba llena de felicidad, porque sabía que iba a tener más espacio para mis cosas y para traer a Arwen (nombre que terminé dándole). En ese momento comencé la universidad y a la vez estaba trabajando, cosa que hago actualmente. Fue ahí cuando me di cuenta de que tal vez mi decisión en tenerla no fue la correcta. Arwen comenzó a pasar más horas encerrada en una jaula, no la podíamos llevar a caminar porque el tiempo no nos daba, podía ver el estrés en el que ella estaba, y sabía que no era feliz.

 

Fue en esos meses que mi salud mental comenzó a deteriorarse, como había mencionado en mi cuarta columna. La combinación de todo lo que pasaba fuera de mi apartamento, más lo que ocurría dentro hizo que me sintiera muy estresada. En ese momento comencé a reflexionar en las cosas que me estaban abrumando, y me di cuenta de que el cuidar de una perra la cual estaba acostumbrada a estar libre y de momento estar encerrada los siete días de la semana me estresaba mucho, porque sabía que no la estaba haciendo feliz a pesar de cuidarla lo mejor que podía.

Tome la decisión en ponerla en adopción, por el bien de ella y por el bien mío. No fue una decisión fácil de tomar, pero se en mi corazón que estoy tomando lo correcto. No es ser egoísta, porque al principio pensé eso de mí, es saber que a veces hay que tomar decisiones que al principio sean abrumadoras para que vean como todo poco a poco caerá en su sitio. Nunca pongan su salud mental o física en juego, por favor, debemos pensar en como mejorar todos los días y si eso implica cambiar ciertas cosas alrededor tuyo pues hazlo, aunque al principio sea difícil. Aprendí que todo pasa por algo y tal vez esta fue una prueba para desarrollarme como persona. Esto no significa que me rendí, si no que me di cuenta y fui lo suficientemente madura para tomar una decisión sabia. Se que todos nosotros somos capaces de tomar decisiones y aprender de ellos. Seamos valientes. ¡Hasta la próxima!

 


*Imágenes propiedad de de Searching for Lola.

 

 

Please reload