© 2019 Producida por Fornes & Miranda Enterprises, LLC.

  • w-facebook
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Clean
  • w-youtube
  • W-Pinterest

April 6, 2019

February 13, 2019

December 31, 2018

Please reload

Recent Posts

Memorial Day Makeup!

May 26, 2019

1/10
Please reload

Featured Posts

Dos Libros: Manual del Perfecto Ateo -Autor: Eduardo Humberto del Rio Garcia; y The Illustrated Book of Sacred Scriptures - Autor: Autor: Timothy Freke

 

Yo en la actualidad me considero un agnóstico con tendencias nihilistas. Un agnóstico es el que ni niega ni acepta la existencia de Dios o al menos esa es la idea en sus términos más simples. Y el nihilismo es la visión de mundo y actitud personal que gira en torno a la opinión de que la existencia en el universo no tiene un significado ni un propósito real. Es una combinación de perspectivas poco usual y estoy en pleno proceso de ir estudiando y adaptando esas perspectivas para aplicarlas en mi vida. Una vez que me gradué de cuarto año de escuela superior comencé a experimentar lo que se conoce como 'ansiedad existencial' en la que constantemente he sufrido el dilema de creer o no creer en Dios. Usualmente creer en Dios implica poner la fe personal en una religión o creencia espiritual. Del mismo modo, no creer en Dios implica en muchos casos adoptar el ateísmo. Por mucho tiempo estuve dividido entre esos dos extremos. Un ejemplo de eso son dos libros que leí en mi época universitaria y despertaron mi interés por todo lo que tiene que ver con religión y ateísmo.

 

Libro: Manual del Perfecto Ateo

Autor: Eduardo Humberto del Río García

 

En 1999 comencé mis estudios de concentración en sociología en la Universidad de Puerto Rico recinto de Río Piedras. La primera clase en la que me matriculé allí fue 'Sociología de la Religión'. Esa clase fue un detonante de mi curiosidad por estudiar los dos temas que tenían mi mayor interés en aquel momento. El primer libro que se asignó en esa clase fue el 'Manual del Perfecto Ateo' de Ríus. Este libro es muy curioso porque está hecho en el formato de caricaturas y sátira. Es parecido a un comic book en el que el texto del libro está acompañado de caricaturas e historietas que 'dramatizan' y le añaden humor al sarcasmo y cinismo que el autor expresa sobre las religiones. Ríus, cuyo nombre real Eduardo Humberto del

Río García, es un escritor y caricaturista mexicano que se ha destacado por escribir libros, historietas y caricaturas que tocan temas de índole social e histórico. Muchos de sus libros siguen el formato de crítica social por medio de caricaturas y parodias. Su trabajo es muy similar al de la serie de libros titulados 'Para Principiantes' en los que se hacen biografías de figuras históricas prominentes y se elaboran temas en específico por medio del uso de caricaturas. Sin embargo, Ríus se distingue por ser mucho más sarcástico y cínico en

sus textos. En el caso del 'Manual del Perfecto Ateo', Ríus expone su punto de vista sobre lo negativo que han sido las instituciones religiosas en la historia del mundo, y lo hipócritas y engañosas que son muchas de sus doctrinas y dogmas. La profundidad de sus

argumentos no está al nivel de filósofos y escritores ateos reconocidos como Umberto Eco, John Dewey, Karl Marx y David Hume, pero aún así es un buen libro para aquellas personas con interés de estudiar o conocer más sobre el ateísmo y la crítica de religiones. Es un buen aperitivo para iniciarse en el estudio del ateísmo.

 

 

 

Cita del libro: “Los autonombrados biógrafos de Dios nos hemos topado con un sin fin de dificultades para elaborar esta biografía. Empezando por la mayor (dificultad, no biografía) que es esta: 'Nadie ha visto a Dios.' Es decir, que llevamos quién sabe cuántos millones de años hablando de Dios sin que nadie lo haya visto, ni sepa qué cara tiene, de qué color es siquiera y qué tal es su carácter … Al menos tratamos de conseguir, a falta de fotos de Dios, sus datos biográficos más importantes: ¿Dónde nació? ¿Quiénes fueron sus padres? ¿Cuándo nació? ¿Dónde estudió? ¿Cómo se hizo Dios? … ¡Inútilmente, nadie sabe nada de nada!”

 

Libro: The Illustrated Book of Sacred Scriptures

Autor: Timothy Freke

 

Cuando estaba yo por finalizar mi bachillerato en sociología estaba considerando seriamente hacer estudios en religión. Ante mi dificultad por tener fe en Dios, yo pensé en un momento dado que quizás estudiando a fondo la religión, en particular el cristianismo, iba a obtener la fe que me estaba eludiendo. Era básicamente la misma razón para estudiar sociología. Yo pensaba que estudiar cómo funciona la sociedad  me iba a ayudar a comprender mi rol y mi propósito en esta y porque siempre me he sentido alienado a la misma. Esas pretensiones originales mías estaban tan erradas que terminé siendo un agnóstico nihilista. Pero eso es una historia para otra ocasión. El punto es que para el año 2002 tenía ese interés en estudiar religión. Ese año viajé a Princeton para visitar un open house de un seminario dedicado al estudio académico de la religión, en

especial la cristiana. Durante mi visita, compré en la librería de ese instituto un libro que en gran medida ha sido responsable de mi no conversión al ateísmo. Este libro es 'The Illustrated Book of Sacred Scriptures' de Timothy Freke. Freke es un filósofo británico que se ha dedicado al estudio de las religiones occidentales. En este libro, Freke hace una comparación de lo que dicen las escrituras de las religiones del mundo sobre temas como 'la buena vida', 'el ser', 'amor y servicio' y 'la muerte'. El propósito fue demostrar que, a pesar de las diferencias históricas, culturales y dogmáticas entre todas las religiones, el hecho es que prácticamente la mayoría de las religiones tienen puntos de vista similares sobre los temas más intrínsecos sobre la existencia humana y espiritualidad de los que cada religión habla. Tomo como ejemplo las religiones brahmánicas (de los descendientes del patriarca bíblico Abraham), es decir, el cristianismo, el judaísmo y el islam. Todos sabemos las diferencias profundas entre estas tres. Los cristianos creen en el Cristo

 

Salvador, los judíos creen que son el pueblo elegido de Dios y los musulmanes creen que Mahoma fue el último y más grande profeta. Cada uno tiene sus escrituras sagradas, es decir, el Nuevo Testamento, el Talmud y el Corán, pero las tres religiones consideran igual de sagrado al Antiguo Testamento. A pesar de tantas diferencia, a la hora de analizar las perspectivas de estas religiones sobre temas específicos como 'el pecado', 'la naturaleza de Dios' y 'la compasión', estas perspectivas, expresadas en distintos textos por diversos pensadores, son similares en muchas aspectos. Al leer este libro me percaté que, aunque las nociones de muchas personas sobre las religiones son negativas debido a todas las guerras y sufrimiento motivadas por estas, no es menos cierto que la esencia de las religiones es más positiva que cualquier otra cosa. El propósito de una religión es darle significado y propósito a la vida y de darle explicación a los misterios del mundo. A parte de dar consolación al individuo ante la inevitabilidad de la muerte. Las religiones, como toda ideología, pueden ser muy nocivas. Lo importante para todo creyente es enfocarse en los aspectos y elementos positivos de las religiones... Sólo así habrá menos discordia en este mundo.

 

Cita del libro: “Las escrituras son un pozo profundo de sabiduría que no se puede medir, aún dentro del cual nuestras preguntas reverberan, despertando el alma a la reverencia y a la maravilla. Muchas veces confusas y confrontacionales, las escrituras sagradas retan nuestras suposiciones sobre las verdades fundamentales de la vida. Estas nos urgen a mirar otra vez y a recordar siempre el misterio profundo de la existencia. … Cada tradición ofrece algo único y a la vez similar esencialmente. ¿Es esto sorprendente realmente? ¿No son todas las personas de cada raza y tiempo diferentes a la vez humanos universalmente? Si nuestro territorio común es el ser encontrados donde sea, es nuestra espiritualidad la que nos lleva más allá de la separación aparente de las cosas a una visión de unicidad, levantándonos por encima de nuestras diferencias personales al conocimiento unificante de Dios. Esta es la tarea suprema de una escritura sagrada.”

 

 

Please reload

Please reload