© 2019 Producida por Fornes & Miranda Enterprises, LLC.

  • w-facebook
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Clean
  • w-youtube
  • W-Pinterest

April 6, 2019

February 13, 2019

December 31, 2018

Please reload

Recent Posts

Memorial Day Makeup!

May 26, 2019

1/10
Please reload

Featured Posts

Todos tenemos indudablemente una rutina diaria que puede ser más o menos flexible dependiendo de nuestra personalidad y estilo de vida. Esto no sería nada novedoso…pero es bueno conocer cuando algo tan común, como ello si no se flexibiliza puede desbordar en una situación que comprometa nuestra salud mental. 

 

Me pareció interesante conocer un poco más acerca del trastorno obsesivo-compulsivo de personalidad, pues este puede estar desarrollándose en nosotros y es mejor tratarlo o prevenirlo antes que se posicione en nuestra vida.

 

Según el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (en inglés, Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, abreviado DSM), editado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (en inglés, American Psychiatric Association, abreviado APA), considera que el Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad presenta una serie de características que permiten diagnosticar la presencia o ausencia del mismo, a continuación les comparto algunas de ellas.  

  • Preocupación excesiva por los detalles, las normas, las listas, el orden, la organización o los horarios, hasta el punto de perder de vista el objeto principal de la actividad por la que se está trabajando.

     

  • El perfeccionismo interfiere con la finalización de las tareas, es decir sus exigencias personales en ocasiones sobrepasan lo que inicialmente se ha pedido, por ejemplo repetir varias veces un trabajo por un error mínimo, o considerar que no está bien por no encontrar el material “ideal” según uno mismo para hacerlo.

  • Hay dedicación excesiva al trabajo y a la productividad con exclusión de las actividades de ocio y las amistades pero no es atribuible a necesidades económicas evidentes, es el hecho de trabajar por trabajar dejando de lado los espacios de interacción personal, y buscando siempre pretextos para seguir en labores.

     

  • Existe en quien lo padece excesiva terquedad, escrupulosidad e inflexibilidad en temas de moral, ética o valores, y esto no es atribuible a la identificación con la cultura o la religión, sino a la cuadratura del pensamiento, pues se afianza una idea respecto a algo, y le es imposible dejar su posición respecto al tema en cuestión.

  • Se crea la  incapacidad para tirar los objetos gastados o inútiles, incluso cuando no tienen un valor sentimental, se hace referencia al hecho de acumular cualquier tipo de objeto por acumularlo solamente.

     

  • Se muestran reacios a delegar tareas o trabajo en otros, a no ser que éstos se sometan exactamente a su manera de hacer las cosas.

     

  • Por lo general adoptan un estilo avaro en los gastos para sí mismos  y para los demás; pues consideran que el dinero se considera algo que hay que acumular con vistas a catástrofes futuras.

  • Muestran casi siempre rigidez y obstinación hacia cualquier evento o cambio por pequeño que sea.

Si te has identificado por lo menos con cuatro de estas características sería bueno que visitaras al psicólogo, pues es muy probable que estés padeciendo el trastorno obsesivo compulsivo de personalidad, y sea esa una de las razones por las cuales hayas o estés teniendo dificultades para realizar ciertas diligencias o te sientas incómoda(o) en ciertos momentos al ver que no avanzas como deseas en las labores encomendadas.

 

La vida a veces nos exige un poco más de nosotros mismos, y es bueno proporcionarlo pero esto no debe ser la constante, al final lo más importante es tu salud, sobretodo la mental, no olvide que esta no tiene precio, por lo tanto es nuestro deber conservarla.

 

*Las imágenes contienen su respectivo enlace de donde se obtuvieron las mismas.

 

Please reload

Please reload