© 2019 Producida por Fornes & Miranda Enterprises, LLC.

  • w-facebook
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Clean
  • w-youtube
  • W-Pinterest

April 6, 2019

February 13, 2019

December 31, 2018

Please reload

Recent Posts

Memorial Day Makeup!

May 26, 2019

1/10
Please reload

Featured Posts

Turia Pitt un ejemplo a seguir...

Cuando comencé a escribir estas columnas lo hice sin tener muy claro sobre qué escribiría. Me preguntaba si narrar el proceso del entrenamiento sería atractivo; me cuestionaba cuál sería el norte de estos escritos. Con cada texto que redacto, aprendo algo distinto. He descubierto que mi mayor obstáculo es mi mente y por eso, las columnas se han tornado más en un reflejo de la búsqueda de las razones para no desistir. Cada momento que estoy a punto de decir que ya no voy más, me toca pensar en una nueva columna, escoger un nuevo tema y hacer una nueva investigación. Entonces, me sorprendo con las historias que encuentro y reflexiono, y esta ocasión no podía ser la excepción. Por eso, les presento a Turia Pitt.

 

En la columna anterior les conté dónde nace la historia del maratón y por qué son 26.2 millas. Aunque el maratón es la carrera más larga, hace unos años han proliferado los ultra maratones, que son carreras de distancias mayores a las 26 millas o que se miden por la cantidad de millas que puedas correr en un periodo de, por ejemplo, 24 horas. Turia Pitt es una ultra maratonista y haciendo lo que le apasiona por poco pierde la vida.

 

Pitt era una joven modelo e ingeniera de minas de 24 años que quedó atrapada en un fuego forestal mientras completaba la carrera de 100 kilómetros en su natal Australia, en el 2011. Como resultado del incendio, el 65 por ciento de su cuerpo se quemó, perdió siete dedos y fue operada en más de 200 ocasiones. Además, sus médicos les dijeron que no volvería a correr. Tuve que aprender a caminar, a comer y a realizar todas las cosas que cualquiera de nosotros hace con muy poco esfuerzo. Durante meses de terapias, Turia no estuvo sola. Su novio renunció a su trabajo para cuidarla y la comprometió en medio de la recuperación. En una sociedad en la que la belleza y la imagen aparentan ser todo, Pitt, hasta antes del accidente, encajaba perfectamente en ese estándar –recordemos que era modelo-. ¿Cómo manejaría el levantarse cada día, mirarse al espejo y ver lo que una vez fue un rostro hermoso, convertido en cicatrices que le recordarían la desgraciada carrera? Turia, usó una máscara por más de dos años. También se enfrentó a los comentarios hacia su prometido, en los que le cuestionaban porque había decidido continuar con ella, después del fuego.

El año pasado, Turia completó uno de los tríalos más fuertes: el de Kona, Hawái. Por otro lado, ha escrito tres libros, es activista humanitaria y pronto será madre. Pero esta mujer fuerte y hermosa no desarrolló todas estas facetas después de su tragedia, antes ya era una mujer activa y emprendedora. Lo maravilloso de esta historia reside en que no permitió que el fuego en la carrera, le consumiera la vida. Ella misma lo contó en una de sus charlas: sus entrenamientos le moldearon su mente para resistir cualquier obstáculo en su carrera.  Y lo demostró. Turia sigue siendo una  mujer hermosa y ahora más, porque está consciente que su belleza proviene de su interior.

 

Entonces, me pregunto cuáles son mis obstáculos, y cómo se moldeará mi mente… cómo me transformará este maratón.

 

 

*Las imágenes contienen el enlace de donde se obtuvieron las mismas.

 

 

 

 

Please reload

Please reload