© 2020 Producida por Fornes & Miranda Enterprises, LLC.

  • w-facebook
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Clean
  • w-youtube
  • W-Pinterest

April 6, 2019

Please reload

Recent Posts

El Suicidio en Cuarentena

May 28, 2020

1/10
Please reload

Featured Posts

Durante estos días he estado aprendiendo un poco más acerca de la nutrición y los efectos que causa en el cuerpo, así como también la forma en que los trastornos alimentarios están afectando a nuestra sociedad.

 

No es fácil hablar del tema, pues la mayoría de nosotros evade el tópico debido a la susceptibilidad del mismo, conozco muchos casos que padecen alguno de los  trastornos y no aceptan ayuda para salir adelante y vivir así aceptándonos como somos y sobre todo con salud.

 

Sé que hay mucha información que circula en el mercado pero me enfocaré en el hecho de que nos lleva a esto, si bien se sabe que todo trastorno tiene un origen emocional, no es difícil imaginar, que está muy relacionado al como manejamos nuestras emociones.

 

Por ejemplo cuando el estrés tiende a sobrepasar lo que se considera sano o normal, la comida ayuda a controlar estas sensaciones teniendo como resultado que nos gusten más en ese momento alimentos con elevado contenido de grasa, azúcar o sal, estos resultan más atractivos porque satisfacen esa sensación de placer que es necesaria en esos momentos, para dar paso a la jornada que nos espera.

 

Aparentemente no hay nada de malo en esto, pero que tal si hemos empezado a dejar que estas sensaciones dominen nuestros sentidos y capacidad de funcionamiento mental, nos da como resultado la adicción al producto para funcionar y es ahí justamente donde se debe intervenir, pues es bueno comprender que aunque la sensación sea grata no tiene por qué repetirse cada vez que tengamos jornadas extenuantes o días pesadisimos en el trabajo y aparece nuestra fuerza de voluntad y capacidad para afrontar las situaciones de la vida.

 

Otra de las ideas que puede embaucarnos en este problema de alimentación es la insatisfacción corporal, el vernos y no aceptarnos hace que algunos después de comer algo que les produzca placer, temen que les haga subir de peso y buscan cualquier manera de expulsarlo del cuerpo, olvidándose de lo importante que pueden ser los alimentos para nuestra salud.

 

Razones para hacer esto no existen, si hay que estar conscientes que ciertas clases de alimentos están llenos de calorías, pero si consumimos los mismos de manera adecuada, no tendremos problema alguno, insistiré de nuevo en la fuerza de voluntad, pues si esta la manejamos bien podríamos disfrutar de esos pequeños placeres dulces o salados, que tengamos.

 

Algo que también nos puede llevar a formar parte de las personas que padecen estos trastornos serían las dietas sin supervisión médica-nutricional, estas pueden hacer que bajemos rápido y tengamos efecto rebote, o que nos frustremos al no adelgazar tan rápido como la persona que la práctica, esta sensación puede desencadenar el deseo de someter el cuerpo a devolver el alimento, o  ingerir las grandes  cantidades del mismo, pensando que es lo correcto y solo terminamos dañándonos tanto física como emocionalmente. 

 

Muchas veces esto se da por la familia o las amigas, que nos cuentan cómo han logrado fantásticamente bajar de peso y nos recomiendan desde medicamentos hasta laxantes;  o  la ingesta de una sola clase de alimento o animales vivos en casos extremos para lograr el tan anhelado cuerpo perfecto…esto no es efectivo, debido a que solo los especialistas nos pueden orientar de manera adecuada en relación a cuántas calorías ingerir, tomando en cuenta nuestra estructura física, edad, actividades laborales, y otras situaciones que deben conocerse para lograr un equilibrio en nuestra alimentación diaria.

 

Si hay algo que debemos comprender todas es que nuestro cuerpo es único y perfecto para nosotros, biológicamente es así, como es por alguna razón; sé que debemos cuidar nuestra salud, pero sin llevarnos a los extremos, del sacrificio o el rechazo de nosotras mismas, esto lo lograremos cuando estemos dispuestas a aceptarnos tal como somos, sin prestarle atención a tanto canon de belleza impuesto por todo lo que nos rodea, al final la belleza está en nuestros actos no en la simetría de nuestros cuerpos.

 

*Fotos contienen el enlace de donde se obtuvieron las mismas.

Please reload