© 2019 Producida por Fornes & Miranda Enterprises, LLC.

  • w-facebook
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Clean
  • w-youtube
  • W-Pinterest

April 6, 2019

February 13, 2019

December 31, 2018

Please reload

Recent Posts

Memorial Day Makeup!

May 26, 2019

1/10
Please reload

Featured Posts

¿Ley de Talles? - Argentina

Quería empezar por contarles que en mi país, Argentina, 6 provincias de 23 (sus ciudades más importantes) cuenta con Ley de Talles y que en la actualidad tanto organizaciones como individuos están impulsando a que se extienda a nivel Nacional, es un largo camino pero es el principio, y tenemos la esperanza de que se lograra. Yo vivo en Buenos Aires, una de las más importantes y quizás la más conocida a nivel mundial. Mi propuesta es contarles que ella fue sancionada en el año 2009 y reglamentada en el 2012, por LEY todos y todas deben tener todos y todas las tallas.

 

 

Es así como los comercios de indumentaria de la ciudad tienen y deben garantizar mínimamente 8 talles, excepto cuando se trate de productos discontinuos o en liquidación. Su período de implementación se extiende hasta el año 2018 y se cree que para la fecha ya debería estar cubierto al menos el 50% en pequeñas firmas y un 75% en medianas y grandes firmas pero vemos que no es coincidente con los hechos, ya que según la directora de la ONG (Organización No Gubernamental) AnyBody Argentina el cumplimiento no llega a superar un 25%.

 

Así es, contamos con una ley provincial que obliga a las tiendas de ropa a contar con la diversidad necesaria, para hombres y mujeres. Pero ¿saben qué? No se cumple o es deficiente. Gracias a una encuesta de la Universidad Abierta Interamericana podemos afirmar a grandes rasgos que casi un 40% de los consumidores encuentra dificultades a la hora de hallar su talle y que prácticamente un 60% asegura que experimenta de manera muy frecuente está situación.  Con lo cual, ya no es sólo por experiencia propia o por observación. La “sensación” o “frustración” que se siente es, finalmente, colectiva.

 

Entiendo que cambiar de un día para otro debe ser arduo y complejo, por eso el plazo para su implementación. Tiempo, que para muchos, es de sobra. Con ello nos encontramos con ciertas excusas: “esa ropa no se vende”, “es más costoso”, “se fueron rápido”, entre las más escuchadas. Lo encuentro un poco irónico, pues entre las estadísticas y los testimonios, ¿no hay demanda suficiente? Pareciera que no y vamos a lo sencillo: no talles. Claro, esto no termina ahí, no encontramos también que las tallas grandes parecen ser para las señoras, sin desmerecer la edad, sólo intento decir que la variedad (si la hay) sólo coteja cierto rango. Es decir, tanto los/las de 20 como los/las de 60 deben “vestir” igual, y se cae irremediablemente en vestimenta que no siempre gusta, sino que te quepa y eso es cansador.

 

Sin embargo, hay esbozos del cumplimiento. En las vidrieras dan avisos de que hay “talles especiales” o “grandes”. También hallamos lugares “especializados”, es decir, tiendas exclusivas para tallas grandes (donde en realidad encuentras todos los talles). Pero esto me resuena y no me termina de convencer, ¿por qué?, porque no sabe a inclusión. Igualmente veo el lado bueno porque en parte lo hay, ya que se abren mercados donde se puede conseguir “ese tipo de vestimenta”; pero la parte mala (y es la regla) es que no hay muchos y son contados, lo que hace que una/uno termine siempre en los mismos lugares porque sabes que “ahí encuentras”. De manera similar con aquellos lugares que pretenden tener todos los talle, no son muchos y no es “TODA” la ropa, es la seleccionada y quizás no hay ni variedad (por ejemplo, un pantalón negro y nada más). Suena a que te siguen dejando aparte, si tenes un cuerpo determinado ellos deciden por vos donde comprar y muchas veces que usar. Hay cuerpos y cuerpos, y circunstancias que han llevado a que ese cuerpo sea así, no es sólo genética o un trastorno alimenticio, hay muchos factores. Reducir a una persona y juzgarla sólo porque se ve gordo o flaco no es sano para nadie.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es importante que tengamos la mente abierta. Que si no estamos contentos o conformes hagamos oír nuestra voz y la de los demás. Si la ley no se cumple o se cumple a medias, luchemos por nuestros derechos. En particular, soy optimista, pienso que es cuestión de tiempo, que las cosas se van a acomodar y la diversidad no va a hacer sólo discursiva sino verbo también.  

 

 

 

Please reload

Please reload