© 2019 Producida por Fornes & Miranda Enterprises, LLC.

  • w-facebook
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Clean
  • w-youtube
  • W-Pinterest

April 6, 2019

February 13, 2019

December 31, 2018

Please reload

Recent Posts

Memorial Day Makeup!

May 26, 2019

1/10
Please reload

Featured Posts

De Tinta Somos…

 

En la última década, y puede ser más, ha aumentado la cantidad de personas que poseen uno o, inclusive, más tatuajes y es algo que se da en personas de todas las edades y géneros. Ante la popularización del género, no resulta extraño imaginar a la próxima generación de “tercera edad” con más de una arruga dibujada y llevada con orgullo además. En la actualidad, este auge se explicaría por el uso en los artistas y figuras importantes, así como también contribuyó el avance de los procedimientos para tatuar. Por otra parte se masifica en el contexto de una época donde el impacto visual y el cuidado de la imagen exterior tienen mucha importancia, con las redes sociales a la cabeza. Hoy día esta práctica se la toma como un arte en la piel, pudiendo tener como inspiración motivos religiosos, eróticos, violentos, naturalistas o abstractos, de otras culturas o simplemente el mostrar una parte de uno mismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Correlativamente, y siendo general, una respuesta para ello podría ser entonces: la identidad, la autoafirmación, el culto a la imagen, el consumismo y/o la transgresión. No necesariamente son todas juntas, quizás una o la otra y en algunos casos será y en otros no, asimismo el antagonismo a esas razones también es una respuesta. Estar a favor o en contra es lo que le da el lugar. Puesto que a lo largo de la historia el tatuaje cobró diferentes significados, siendo un ejercicio antiquísimo (comenzó antes de Cristo) y siempre fue un recurso de expresión, convirtiéndose así en una suerte de bandera para quienes quieren marcar su propia diferencia.  Desde el psicoanálisis (una corriente psicológica) se opta por verlos como operadores psíquicos que las personas (sobre todo los adolescentes/jóvenes) utilizan para sobrellevar pérdidas, elaborar los duelos y como una manera de formar la identidad (0). El tatuador japonés Kazuo Oguri, pionero en el arte del tatuaje moderno (1) nos dice: “la mayoría de la gente va en pos de un tatuaje bello, pero el verdadero tatuaje tiene que ser algo más que una linda ilustración”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por esto mismo, creo que el tatuaje es una de las cosas menos discriminadoras del mundo. ¿Por qué? todos pueden tener un tatuaje, ya nadie mira raro, ya nadie juzga, a veces pasa desapercibido, si bien quedan estivos de prejuicios en ciertos lugares o contextos, prácticamente el tener un tatuaje o más no se asocia a algo delictivo o derivado, hasta genera más empatía. Podemos decir que ahora el tatuaje sigue definiendo pero no negativamente, sino que con él uno hecha un vistazo a como es el otro, me ayuda, en muchos casos, a conocer al otro. Creo rotundamente que hoy por hoy es algo que acerca y que no aleja. Como dice la Dra. Nina G Joblonski, jefa del departamento de antropología de la Universidad de Pensilvania, en su estudio “Skin: A Natural History” - Piel: Una Historia Natural en una entrevista realizada por el Diario Clarín (Argentina, 2007) (2): “la piel es una cartelera que adornamos con polvos, tatuajes, piercings y cicatrices, para transmitir mensajes instantáneos sobre nuestra historia, nuestros valores y nuestra disponibilidad sexual”. Asimismo, en un estudio realizado por Peter Kappeler de la Universidad de Göttingen (3), llega a esta conclusión: “Al clavarse un alfiler o tatuarse un dibujo se experimenta dolor. Esto representa u-na prueba de valor cuya superación desata sensaciones de euforia. A su vez, esta sensación de euforia aumenta las posibilidades de repetir la acción de llevar a cabo otra modificación corporal. Y el portador de dichos elementos decorativos se siente más auténtico, atractivo e interesante. Estos sentimientos positivos también son una consecuencia de la activación de dicho sistema (el mesolímbico), y por tanto, también aumenta las posibilidades de realizar otra modificación”.

 

 

Sea cual fuese la razón para tatuarse, lo principal es sentirse cómodo al respecto. Tener en claro que es lo que uno quiere. Y aprender de esté arte, aprender a aceptar la diversidad. Que las personas venimos en diferentes tamaños y, por lo visto, colores, y eso siempre nos hará mejores.

 

Referencias:

 

(0) Reisfeld, Silvia  “Tatuajes. Una mirada Psicoanalítica”, Editorial: Paidos, Año 2005, Buenos Aires, Argentina.

(1) Mi vida en el tatuaje por Kazuo Oguri “Horihide”

(2) Cita Nina Jablonski Artículo “Los mensajes que emite la piel, Entrevista a Nina Jablonski” de Claudia Dreifus. The New York Times y diario Clarín, 20-02-2007

(3) https://psicowisdom.wordpress.com/2014/06/25/la-psicologia-de-la-modificacion-corporal-tatuajes-piercings-y-mas/

 

Foto 1-2

https://www.buzzfeed.com/alisoncaporimo/24-ancianos-con-tatuajes-responden-a-la-pregunta?utm_term=.klOvwnkln#.myQkvB30B

Foto 3-4

http://lilz.eu/horihide-tattoo/

http://savemyink.tumblr.com/post/60007589934/its-just-cavan

Foto 5-6

http://www.boredpanda.com/tattoo-portraits-covered-alan-powdrill/

http://monsieurink.tumblr.com/post/134845335803/japanese-tattoo-perseverance-art-and-tradition

 

Please reload

Please reload